Lillo, la Película

por Stany E Sirutis @RetoricaFutbol

Recién el otro día hacia referencia Lillo a las capicúas:  “algo que empieza como termina.” Una capicúa, un nombre como Ana, un numero como el 101 y así…

Un proyecto que arrancó recibiendo criticas y con dudas sobre su sostenibilidad financiera, que en el camino logró sobreponerse a las criticas por un mal arranque y obtener excelentes resultados en el primer semestre, quedándose a la orilla de la final tras un remate en el palo y una definición por penales. Después, las cosas volvieron a estar mal, la falta de dinero y de resultados puso fin a lo que se suponía iba a ser un proyecto de largo alcance. Salieron el Director Deportivo y ahora, el técnico Juanma Lillo.

En la mayoría de películas tipo hollywood se implementa una estructura de tres actos. Si empieza bien, habrá final feliz tras problemas en el camino. Y, si empieza mal, terminará mal todo, justo cuando parecía haber un destino mejor para los protagonistas.

Algo así ha sido el ciclo de Lillo en Millonarios. El remate de Dayro contra el Junior en semifinales pegó en el horizontal y rebotó para afuera. Como en el final de la película Match Point, de Woody Allen, la diferencia es toda: el destino del protagonista depende de un rebote. Pero la cosa resultó ser capicúa. FIN.

 

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————-
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , ,

Juanma Lillo and the Lovers of the Arctic Circle

by Stany E Sirutis @RetoricaFutbol

 

Lillo and the Lovers of the Centre Circle

A fellow countryman of Juanma Lillo filmmaker Julio Medem (San Sebastian, 1958), in his movie Lovers of the Arctic Circle, presents the audience with two alternative endings to the movie. In one, Ana and Otto reunite epically after having distanced themselves emotionally and physically. In the other, one of them is hit by a car just moments before their embrace. Can the film be considered a bad movie for not having a single, definite ending?

Each person is entitled to an opinion on the matter, but we already know from Juanma Lillo’s interview in The Blizzard (Issue One), that the Spanish coach believes that “you can’t validate the process through the results.”

Lillo and the press

That’s one reason why Lillo seems to lack self-criticism in the after match press conferences. There are, however, a couple more to add.

As we mentioned before in a previous piece (in Spanish), Lillo likes to see things within their context and totality. He considers that humans make up the reasons to justify the things that happen because they’re uncomfortable with how broad reality is. As well, Lillo considers that cause and effect relationships do not, in themselves, exist. For example, that means that a player substitution cannot be said to be the direct cause of a particular match event which followed it. Humans and teams are not machines where an order can be inserted and a pre-defined outcome be obtained. Causal relationships are scattered in a muddle of factors that interact and feed on each other.

Also, it’s worth noting that a big part of a coach’s role is carried out during the week, in the training sessions and preparations that take place ahead of each match. On the pitch, it’s the players who have to find answers to in-game situations. Lillo’s role is, first and foremost, to improve the capacities of his players and the team as a whole to deal with those situations as they arise, and to set out a basic strategy for each game. Once the ball is rolling, things will take their own path and the coach’s instructions and substitutions neither replace nor supersede the players decisions on the field.

So, if Lillo considers that what has been done in the days and weeks leading up to a match is appropriate, he’s unlikely to engage in self-criticism.

Lillo’s attitude during press conferences, which often suggests a negative stance towards those who question him, can be better understood by paying attention to the way he thinks. That he understands football on completely different terms is probably the biggest reason for the distance between coach and attending journalists.

But then, what questions can Lillo be asked in hope of reconciling the need to inform Millonarios’ fans and provide a summary of the game which includes the Spanish coach’s views on the match? Seeing how Lillo does not go for partial explanations, perhaps the answer is: not many. He simply can’t be asked the same questions as other coaches. He has to be understood on his terms and complexity.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————-
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , ,

De Juanma Lillo y Julio Medem

por Stany E Sirutis @RetoricaFutbol

 

Lillo y los Amantes del Circulo Central

Un coterráneo del técnico, el cineasta Julio Medem (San Sebastian, 1958), en su película Los Amantes del Circulo Polar, presenta dos finales alternativos. En uno, Ana y Otto se reúnen, épicamente, después de las desavenencias y el distanciamiento. En el otro, un accidente de transito evita dicho reencuentro a escasos segundos del abrazo entre los amantes. ¿Se puede decir que la película es mala porque no termina de cierta forma? ¿Porque no tiene un final feliz indiscutible?

Cada quien tiene derecho a su opinión y a sus gustos, pero para Lillo, de entrada, “no se puede validar un proceso a partir de los resultados.” (Lillo en The Blizzard, Issue One).

Lillo y la prensa

Lo anterior es solo una de las razones por las que a Lillo parece faltarle autocrítica en las ruedas de prensa. Hay que apuntar también otras.

Como ya lo señalamos antes, a Lillo le gusta ver las cosas en su totalidad y en su contexto. Considera que “el ser humano inventa las razones que necesita para justificar lo que acontece” porque no se siente cómodo con la amplitud de la realidad. No cree, el técnico de Millonarios, en las relaciones causa-efecto, lo que, por ejemplo, quiere decir que no cree que el cambio de un jugador por otro sea la causa directa de un evento posterior en el partido. Los humanos y los equipos de fútbol no son máquinas discretas en las que se inserta una orden y se obtiene un resultado preestablecido. No. Las relaciones de causalidad están esparcidas entre una maraña de factores que interactúan y se retroalimentan.

También hay que señalar que gran parte de lo que le corresponde a un Director Técnico sucede durante la semana, en los entrenamientos y en la preparación del partido. Ya en la cancha, resuelven los jugadores. Al D.T. le corresponde, sobre todo, potenciar el rendimiento de sus jugadores en conjunto y definir la estrategia para enfrentar al rival. Después, las cosas toman su propio camino y las decisiones y cambios del técnico sobre la marcha no remplazan ni superseden la toma de decisiones de los jugadores sobre el campo.

Entonces, si Lillo considera que lo hecho previo al partido, durante los entrenamientos y pretemporada, es lo correcto, difícilmente va a hacer autocrítica.

Al ver la actitud, un poco descreída, de Lillo en las ruedas de prensa, vale que tengamos en cuenta su forma de pensar y entendamos el porqué de la falta de sintonía entre el profe y la prensa en dichas instancias.

Ahora, ¿se le pueden hacer a Lillo las mismas preguntas que a otros entrenadores? ¿Qué tipo de preguntas, que sean reconciliables con los objetivos de resumir el partido en artículos de prensa e informar al hincha, se le pueden hacer? Viendo que Lillo no cree en las explicaciones parciales, posiblemente no muchas. A Lillo hay que entenderlo en su complejidad.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————-

Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , , ,

Opinión: Portolés y la cantera

por Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

 

¿Para qué se trajo a Portolés?

Se le trajo, sobre todo, para reorganizar el fútbol base de Millonarios. Es en la venta de jugadores donde está el verdadero negocio que puede sacar a Millonarios de pobre.

¿Era buena inversión?

Aunque Portolés dirigió la academia del Valencia C.F. y ha escrito sobre el desarrollo de academias de elite, su salario jugaba en contra de la sostenibilidad del mismo proyecto que él encabezaba. Después de pagar los 4000 millones de pesos que se debían al Fondo Premium, Millonarios vio limitados sus recursos y, además, el departamento de mercadeo no supo alimentar la ilusión de los hinchas para transformarlos en abonados. Sobre todo, durante el primer semestre, donde aún contaba el equipo con un goleador como Dayro para atraer al aficionado a las canchas.

¿Qué pasará con la cantera?

Según El Tiempo, la junta directiva del equipo “creía que algunos objetivos para los cuales estaban trabajando eran utópicos, como el cambio en el modelo de fútbol del equipo, que incluía la formación de una academia y la reorganización del fútbol base.”

Mientras tanto, el F.C. Porto abrió una academia “Dragon Force” en Bogotá, en convenio con el colegio Gimnasio del Norte, indicio del creciente interés europeo por la cantera Colombiana.

¿Y entonces?

Millonarios debe ponerse al día. Las inferiores pueden ser buena inversión a mediano plazo, mientras que los fichajes tienen mayor incertidumbre y costo. Un mejor trabajo en divisiones inferiores ayudaría al club a mantenerse en lo competitivo y en lo financiero. Si se hace bien, puede ser buen negocio tanto para los dueños, como para los hinchas.

¿Pero, y entonces cuándo salimos campeones?

Eso de que los equipos grandes son de títulos y no de procesos, no es tan cierto. Es un poco como el adolescente que, por impaciente, termina presionando a la novia y esta lo aparta.

Un equipo que, como institución, trabaja bien en todas sus áreas, tiene mayores posibilidades de competir por un título, semestre tras semestre, que uno que se gasta la poca plata que tiene en refuerzos temporales para aplacar la ansiedad de la hinchada. Bueno, al menos eso creo yo.

 

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————

Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , ,

Messi & the French Revolution

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

When the French Revolution set-out to create a new calendar, one stripped of religious and monarchical references, they implemented a decimal time system with ten hour days and ten day weeks. Though the new calendar had, like the old one, twelve months, these were renamed with words that evoked the events that take place during each particular part of the year.

It just so happens that the month, the summer month, that went from, in our terms, either June 19 or 20 to the 18th or the 19th of July, was named Messidor, after the latin word for harvest: messis. In present day, this period encompasses not only this years FIFA World Cup final, but also Argentina’s Independence Day (July 9) and Lionel Messi’s birthday (June 24).

And so, more than two centuries later, as we wait for Sunday to find out if this is the time for Argentina’s #10 to shine in a World Cup final, to lift the cup and reap the fruit of his dreams and efforts, a football writer a long distance away from Brazil can suggest a simple headline for the occasion: Messi d’Or.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , , , , ,

Messi y la Revolución Francesa

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

Cuando la Revolución Francesa estableció un nuevo calendario, libre de referencias monárquicas y religiosas, se diseñó un sistema de tiempo decimal, con semanas de diez días y días de diez horas. Aunque el calendario seguía compuesto de doce meses, al igual que el anterior, estos habían sido rebautizados con palabras que evocaban eventos de cada particular momento del año.

Resulta que el primer mes de verano, que correspondería en nuestro sistema al periodo entre Junio 19-20, y Julio 18-19, fue bautizado como Messidor, a partir de la palabra Messis, vocablo del idioma Latín para referirse a la cosecha. Entonces, es una linda coincidencia ver que, tanto el cumpleaños del jugador (Junio 24), la celebración del Día de la Independencia en Argentina (9de Julio) y la final de la Copa Mundo FIFA 2014, ocurren durante dicho periodo este año.

Más de dos siglos después, mientras esperamos al Domingo para saber si ha llegado el tiempo de ver al #10 de Argentina, a Lionel Messi, recoger los frutos de su empeño y de sus sueños al levantar la copa, me atrevo a sugerir un titular digno de la ocasión: Messi d’Or.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , , ,

The match of the End of the World

I wanted to compare today’s Germany 7-1 Brazil to Mario Vargas Llosa’s novel The War of the End of the World, about the battle between the then newly established Brazilian state and rebels in the town of Canudos led by a wandering preacher, but the analogy doesn’t quite fit.

Neither is there any magical realism about the German victory (the aforementioned novel is Vargas Llosa’s work which comes closest to the genre), nor is there a modern world confronted with a rival identity where magic and myth still explain reality. On the one hand, this wasn’t a case of the mythical Brazil of 1970 or 1982 loosing-out to German made Terminators. Neither stereotype pans out, and to describe such a quality novel as being just about that would be unfair.

Historicist narratives that try to fully explain the past and predict the future usually fail on both counts. More often than not, the future is unpredictable and the past cannot be fully explained, as great novels successfully pretend to do, by smoothing-out the rough edges of reality and cutting out the corners that don’t help to describe a broad, complex reality from a specific point of view (even several of them in ‘Total Novels’ like Tolstoy’s War and Peace and many of Vargas Llosa’s works including The War of the End of the World).

So, perhaps, as we read about fights at the stadium, burned buses and isolated incidents that hopefully do not escalate into rioting, it’s fair to ask ourselves whether this 7-1 can be forced to fit into a cohesive explanation. Maybe, this is life, complex, broad, and these things can happen. Vergonha (Shame) or other headlines fail to really tell us anything. Maybe there’s no closed circle narrative, maybe, despite all the pain and all the glory, maybe… Maybe it all means nothing.

Etiquetado , , , ,

Higuita: The Libero’s madness

Stany Sirutis @RetoricaFutbol

 

The Lost Play

A lot can be written about René Higuita’s football career and life story. The Scorpion Kick, his problems with the law and his relationship to Pablo Escobar, the costly mistake against Cameroon in the 1990 World Cup, and even his appearance on a Colombian version of the show “Extreme Makeover,” are all good starting points. But, there’s a play that epitomizes the mad-genius that made Higuita a legend of Colombian football history. A few months ago, all I had was some vague recollection of it, it had happened against Junior, I was sure, but it took me quite a while to even narrow down the year in which it happened.  Now, finally, I can lay my obsession to rest.

The year was 1988, June the 26th to be exact, and the madman you’re about to see is René Higuita.

The Libero

Back then, at Atlético Nacional and the Colombian national football team, Higuita played as more than a sweeper-keeper. He went past his role as the ‘free’ man in defence, dribbling past opponents, and finding the open man to start the attack. Unlike Víctor Valdés, Higuita would go much further away from his goal, and was more prone to dribbling than to quickly passing the ball around. Did he have a bit of Gaetano Scirea living inside of him, mixed with a subtle hint of Franz Beckenbauer? Perhaps.

On the other hand, Higuita’s role as a Libero worked perfectly with Francisco Maturana’s coaching philosophy. Having played under Uruguayan coaches José Ricardo de León and Luis Cubilla, Maturana believed in a pressing system that focused on the ball, and not on the player carrying it. The team would play with the defensive line just outside of the box when not in possession, and the pressure, applied without stretching the team, forced rivals into making long passes, only to find Higuita all too ready to beat the opposing attackers to the ball.

Maturana on Higuita and Women’s Liberation

While researching this piece I discovered a curious Maturana lecture delivered during an UEFA conference in 1990 in the Italian city of Florence. After talking a bit about tactics, the importance of taking risks and explaining that Higuita’s particular characteristics were key to the development of his side, he suddenly switches to a “psychoanalytic” analysis of Higuita and his role as a Libero-GK. In his view, Higuita is a symbol of Women’s Liberation because the goal is a symbol of a female’s genitalia, thus explaining expressions like “sterile possession” and the like. In being proactive and reversing the roles, Higuita, it’s suggested, is a symbol of cultural change. He goes on with references, but I dare not transcribe his words fully as this is, after all, a piece about football. You can read the full text of Maturana’s conference, in Spanish, here http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2183

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , ,

Higuita: Un Líbero Loco y Genial

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

 

La Jugada Perdida

Se pueden escribir tomos enteros sobre la vida y carrera de René Higuita. La jugada del Escorpión, sus problemas con la ley, su relación con Pablo Escobar, el costoso error que cometió frente a Camerún en la Copa Mundo 1990, y hasta su aparición en un programa de televisión llamado “Cambio Extremo,” —donde fue sometido a modificaciones estéticas— son todas buenas ideas para empezar a hablar del arquero. Pero, hay una jugada, tremendamente difícil de encontrar en Internet, de la que muy pocos recuerdan el año, aunque algunos recuerdan que sucedió frente al Junior, que simboliza toda la genialidad y la locura de un histórico del fútbol colombiano. Hoy, después de mucho buscarla, por fin, mi obsesión puede descansar.

Sucedió un 26 de Junio de 1988, y el loco que van a ver a continuación, es el inigualable René Higuita.


El Líbero

En aquel tiempo, en Atlético Nacional y en la Selección Colombia, Higuita jugaba de “arquero-líbero” en el sentido amplio del termino. No era un despejador, sino un talentoso que, con gambetas y carácter, daba claridad a la salida del conjunto colombiano y cortaba los ataques rivales una y otra vez. A diferencia de otro grande, como Víctor Valdés, Higuita acostumbraba transportar la pelota y alejarse de su portería. Quizás, en su interior habitaban una dosis de Gaetano Scirea y una pizca de Franz Beckenbauer.

Lo que es cierto es que el rol de Higuita como Líbero se acoplaba perfectamente a la filosofía futbolística de Francisco Maturana, un alumno aventajado de los técnicos uruguayos José Ricardo de León y Luis Cubilla. La presión enfocada sobre la pelota, no sobre al jugador que la llevaba, y realizada sin alargar demasiado al equipo, buscaba forzar al rival al pelotazo para que, luego, Higuita ganara en velocidad a los atacantes rivales y el equipo saliera jugando por abajo.

Maturana sobre Higuita y la Liberación Femenina

Durante mi búsqueda de la ‘jugada perdida,’ me topé con una curiosísima conferencia que dictó Maturana en Florencia, en 1990, durante un congreso de la UEFA. Tras hablar sobre táctica, la importancia de tomar riesgos y sobre las características propias del juego de Higuita, Maturana pasa a comparar desde el “psicoanálisis” la función de Higuita con la Liberación Femenina. A su modo de verlo, el arquero representa el área genital de la mujer, y por eso, dice, se habla de cosas como la “posesión estéril” del balón. Al Salir jugando, Higuita reversa los roles y simboliza uno de los grandes cambios culturales del siglo XX. Maturana se explaya en símiles que, por respeto al publico más joven de este blog, no reproduciré. Aunque claro, si les interesa, acá pueden leer el texto completo de aquella charla. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2183

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , ,

Juanma Lillo, Echandía y las frases

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

Al neurocientífico colombiano Rodolfo Llinás alguna vez le preguntaron, en una entrevista con el diario El Tiempo, por la definición de una persona inteligente, a lo que Llinás respondió:  “La que es capaz de poner en contexto el mundo externo.”

Aforismos

Los aforismos nos sirven para expresar ideas que explican nuestra realidad de manera concisa, sintetizando en pocas palabras algo más amplio y abstracto. Pero, hay todo tipo de aforismos y a veces una frase puede resultar polivalente, oscura, demasiado simplista, o puede ser insuficiente para expresar a cabalidad las ideas que intenta resumir, volviéndose presa fácil de la descontextualización por parte de quienes la analicen o repitan.

Pensando en el partido de este Domingo entre Millonarios y el Deportes Tolima vamos a hablar de fútbol, claro, pero primero haremos una breve parada en el municipio tolimense de Chaparral, lugar donde se pronunció una de las más célebres frases de la política colombiana de las últimas décadas. “Yo no necesito visa para venir a Chaparral” sentenció en 1996 el entonces presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano tras serle revocada la visa para viajar a los Estados Unidos como castigo por dineros del narcotráfico que ingresaron a su campaña para la presidencia. Es una frase tribunera, de marcado corte populista, y de sobra está decir que ningún colombiano requiere visa para viajar a Chaparral, Tolima, municipio donde, valla coincidencia, nació en 1897 Darío Echandía: el político colombiano autor de los más geniales aforismos sobre la realidad nacional.

1. Hablando de Juanma Lillo y de Darío Echandía

“Se habla más de cómo hablo que de cómo entreno”- Lillo

Si a Echandía se le conoce más por sus frases que por su labor política, es posible que lo mismo ocurra con Lillo, como bien lo sugiere el técnico español en la frase citada arriba. Aunque su llegada a Millonarios y el estilo de juego que el equipo ha desarrollado ha puesto a más de un reconocido comentarista a actualizarse sobre temas como el juego de posición y el hombre libre, es muy poco lo que se habla de cómo entrena el Millonarios de Lillo. El acceso de la prensa a los entrenamientos ha sido muy limitado este semestre y aunque el club, por medio de las redes sociales, ha difundido una que otra idea sobre lo que sucede en las practicas, no es suficiente para incorporar el tema al debate.

2. El balón, ¿para qué?

Quizá la más recordada frase de Darío Echandía es “El poder, ¿para qué?” Nadie tiene clara la verdadera intención de la sentencia aunque se repite la cita con cierta frecuencia: ¿es un rechazo completo al ejercicio del poder? ¿O es una pregunta por la razones por las que ha de ser valido buscar el poder en una democracia?

En cuanto a Millonarios, cuando las cosas salen bien nadie se hace muchas preguntas sobre el funcionamiento del equipo. Se habla en cambio de buen nivel de Mayer Candelo, del goleador Dayro Moreno entre otros… pero, cuando al equipo le cuesta transformar la posesión en oportunidades de gol podemos entrar a hacer la pregunta: El balón ¿para qué?

La mayoría de rivales que enfrenta a la escuadra albi-azul en El Campín, y en cierto grado también aquellas que lo enfrentan fuera de él, tiende a mostrar un cierto rechazo por la tenencia de la pelota, prefiriendo el contraataque para aprovechar el espacio a espaldas de la adelantada defensa capitalina. Esto en varias oportunidades ha dificultado las cosas para Millonarios. Desde el comienzo del semestre se han visto intervalos de dominio donde las opciones de pase final no son claras y el equipo mueve el balón de un lado a otro sin casi lograr avances de peligro. Millos, pese a todo lo bueno y el crecimiento mostrado durante el semestre, no es todavía un producto terminado.

Lo positivo es que el equipo sabe imponer su juego y controlar la pelota, pero ¿por qué cuesta tanto a veces transformar la posesión en goles? La respuesta pasa por entender la evolución táctica del equipo. El 4-2-2-2 de la era Hernán Torres priorizaba el juego por la mitad y solo a veces, y cada vez menos, encontraba amplitud en la banda derecha con Lewis Ochoa. Al comienzo del semestre bajo la dirección de Juanma Lillo, Millonarios intentó jugar con 3 atacantes tanto en 4-3-3 como en 3-4-3, sin lograr generar opciones de gol desde los costados. Sin contar con verdaderos extremos para jugar por afuera, el resultado fue una posesión poco incisiva a la hora de la verdad. De ese ataque compuesto por Agudelo, Dayro Moreno y Omar Vásquez, se evolucionó a un 3-4-2-1, con Dayro adelante y Vásquez ayudando a Mayer Candelo en la creación. Cuando Millonarios desborda con los laterales, o con Dayro Moreno saliendo a los costados, con frecuencia no hay una alternativa clara de pase en el área para finalizar la jugada. Cuando el equipo juega por el centro, encuentra una muralla de defensores que lo atrapa como un embudo. El problema persiste y no es erradicable: también juega el rival y tiene sus propios meritos y virtudes, pero no sorprendería si el próximo semestre Millonarios busca de nuevo potenciar el juego por afuera incorporando a uno o dos jugadores. Como comentario aparte sobre los laterales vale destacar la mejoría de Díaz por el carril izquierdo y esperar que la sociedad Candelo-Ochoa logre reencontrar la magia de aquel inolvidable 2012.

3. Perder es ganar un poquito

La memorable expresión de Francisco Maturana, “perder es ganar un poquito,” es una muestra clara de una frase insuficiente para expresar una idea y susceptible a la descontextualización. Para ponerla en contexto está la evolución de Millonarios durante el semestre que mencionábamos arriba. Algo que poco esfuerzo hacemos por recordar es que en el fútbol los ensayos de prueba-error existen y son muy importantes. ¿Cómo saber si dos jugadores funcionan juntos de antemano? No es posible. Hay que tener clara cuál es la estrategia que se tiene en mente al ponerlos, y luego ver si funciona o no. Se pueden perder puntos en el camino, claro que sí, pero está visto que Millonarios encontró su funcionamiento ideal a partir de la búsqueda y no por casualidad. Será que el menospreciado ‘Pacho’ Maturana tenía razón, a todas estas…

La ya clásica frase que Lillo reeditó en Colombia: “No arriesgar es lo más arriesgado, así que, para evitar riesgos, arriesgaré,” en parte explica esa disposición del técnico tolosano a buscar asumiendo riesgos y a jugar con una defensa de tres adelantada. Porque si no se arriesga, igual se puede perder pero ni se crece en lo futbolístico ni se acerca el equipo al gol.

4. “Reducir la corrupción a sus justas proporciones”

Con un desliz de sinceridad, otro colombiano, el ex-presidente Julio Cesar Turbay, desnudó el funcionamiento real de la política nacional. Podríamos pensar en que Millonarios tiene como objetivo reducir los errores en defensa a sus justas proporciones. Nunca se va a estar exento de una equivocación en la saga, así que lo importante es seguir perfeccionando la salida por abajo y asumir los riesgos que esto implica.

Si sale bien, caen aplausos. Y cuando sale mal, llegan las criticas. Las opiniones en el fútbol se fijan en el resultado más que en el proceso. Y no todo es resultado. “No siempre se puede ganar, por eso lo importante es hacerlo bien” dijo Guardiola. Lillo, por su parte, alguna vez explicó como la gente no va a la cancha a ver solamente el resultado. Para eso basta la prensa o el celular. La gente va a la cancha a ver el partido, el proceso que busca, siempre, la victoria.

En otro momento de su carrera dijo el técnico de Millonarios: “Yo soy el primero que dije que pasaríamos del efecto Lillo al defecto Lillo y así ha sido.” Ojalá podamos seguir disfrutando del efecto Lillo por mucho tiempo en Bogotá.

5. Pescar de Noche

Para cerrar, una última frase de Echandía, quien expresó que en el país habrá paz “cuando en Colombia se pueda pescar de noche.” Queda claro que en la era del Twitter Echandía habría sido ‘tendencia’ una y otra vez. Pero, la realidad es que un vistazo a Youtube nos da amplia muestra de que es posible, y común, pescar de noche. Por lo demás, no se explica uno cómo pudo el celebre político olvidar la letra de la tradicional canción “Pescador, Lucero, y Río” de José Alejandro Morales, tantas veces entonada por el dúo tolimense Silva y Villalba: “Cuentan que hubo un pescador barquero; que pescaba de noche, en el río…”

Dicho eso, entonces, ojalá que Millonarios sea campeón cuando se pueda pescar de noche. Es decir, lo más pronto posible.

 

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.