Messi & the French Revolution

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

When the French Revolution set-out to create a new calendar, one stripped of religious and monarchical references, they implemented a decimal time system with ten hour days and ten day weeks. Though the new calendar had, like the old one, twelve months, these were renamed with words that evoked the events that take place during each particular part of the year.

It just so happens that the month, the summer month, that went from, in our terms, either June 19 or 20 to the 18th or the 19th of July, was named Messidor, after the latin word for harvest: messis. In present day, this period encompasses not only this years FIFA World Cup final, but also Argentina’s Independence Day (July 9) and Lionel Messi’s birthday (June 24).

And so, more than two centuries later, as we wait for Sunday to find out if this is the time for Argentina’s #10 to shine in a World Cup final, to lift the cup and reap the fruit of his dreams and efforts, a football writer a long distance away from Brazil can suggest a simple headline for the occasion: Messi d’Or.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , , , , ,

Messi y la Revolución Francesa

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

Cuando la Revolución Francesa estableció un nuevo calendario, libre de referencias monárquicas y religiosas, se diseñó un sistema de tiempo decimal, con semanas de diez días y días de diez horas. Aunque el calendario seguía compuesto de doce meses, al igual que el anterior, estos habían sido rebautizados con palabras que evocaban eventos de cada particular momento del año.

Resulta que el primer mes de verano, que correspondería en nuestro sistema al periodo entre Junio 19-20, y Julio 18-19, fue bautizado como Messidor, a partir de la palabra Messis, vocablo del idioma Latín para referirse a la cosecha. Entonces, es una linda coincidencia ver que, tanto el cumpleaños del jugador (Junio 24), la celebración del Día de la Independencia en Argentina (9de Julio) y la final de la Copa Mundo FIFA 2014, ocurren durante dicho periodo este año.

Más de dos siglos después, mientras esperamos al Domingo para saber si ha llegado el tiempo de ver al #10 de Argentina, a Lionel Messi, recoger los frutos de su empeño y de sus sueños al levantar la copa, me atrevo a sugerir un titular digno de la ocasión: Messi d’Or.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , , ,

The match of the End of the World

I wanted to compare today’s Germany 7-1 Brazil to Mario Vargas Llosa’s novel The War of the End of the World, about the battle between the then newly established Brazilian state and rebels in the town of Canudos led by a wandering preacher, but the analogy doesn’t quite fit.

Neither is there any magical realism about the German victory (the aforementioned novel is Vargas Llosa’s work which comes closest to the genre), nor is there a modern world confronted with a rival identity where magic and myth still explain reality. On the one hand, this wasn’t a case of the mythical Brazil of 1970 or 1982 loosing-out to German made Terminators. Neither stereotype pans out, and to describe such a quality novel as being just about that would be unfair.

Historicist narratives that try to fully explain the past and predict the future usually fail on both counts. More often than not, the future is unpredictable and the past cannot be fully explained, as great novels successfully do, by smoothing-out the rough edges of reality and cutting out the corners that don’t help to describe a broad, complex reality from a specific point of view (even several of them in ‘Total Novels’ like  Tolstoy’s War and Peace and many of Vargas Llosa’s works including The War of the End of the World).

So, perhaps, as we read about fights at the stadium, burned buses and isolated incidents that hopefully do not escalate into rioting, it’s fair to ask ourselves whether this 7-1 can be forced to fit into a cohesive explanation. Maybe, this is life, complex, broad, and these things can happen. Vergonha (Shame) or other headlines fail to really tell us anything. Maybe there’s no closed circle narrative, maybe, despite all the pain and all the glory, maybe… Maybe it all means nothing.

Etiquetado , , , ,

Higuita: The Libero’s madness

Stany Sirutis @RetoricaFutbol

 

The Lost Play

A lot can be written about René Higuita’s football career and life story. The Scorpion Kick, his problems with the law and his relationship to Pablo Escobar, the costly mistake against Cameroon in the 1990 World Cup, and even his appearance on a Colombian version of the show “Extreme Makeover,” are all good starting points. But, there’s a play that epitomizes the mad-genius that made Higuita a legend of Colombian football history. A few months ago, all I had was some vague recollection of it, it had happened against Junior, I was sure, but it took me quite a while to even narrow down the year in which it happened.  Now, finally, I can lay my obsession to rest.

The year was 1988, June the 26th to be exact, and the madman you’re about to see is René Higuita.

The Libero

Back then, at Atlético Nacional and the Colombian national football team, Higuita played as more than a sweeper-keeper. He went past his role as the ‘free’ man in defence, dribbling past opponents, and finding the open man to start the attack. Unlike Víctor Valdés, Higuita would go much further away from his goal, and was more prone to dribbling than to quickly passing the ball around. Did he have a bit of Gaetano Scirea living inside of him, mixed with a subtle hint of Franz Beckenbauer? Perhaps.

On the other hand, Higuita’s role as a Libero worked perfectly with Francisco Maturana’s coaching philosophy. Having played under Uruguayan coaches José Ricardo de León and Luis Cubilla, Maturana believed in a pressing system that focused on the ball, and not on the player carrying it. The team would play with the defensive line just outside of the box when not in possession, and the pressure, applied without stretching the team, forced rivals into making long passes, only to find Higuita all too ready to beat the opposing attackers to the ball.

Maturana on Higuita and Women’s Liberation

While researching this piece I discovered a curious Maturana lecture delivered during an UEFA conference in 1990 in the Italian city of Florence. After talking a bit about tactics, the importance of taking risks and explaining that Higuita’s particular characteristics were key to the development of his side, he suddenly switches to a “psychoanalytic” analysis of Higuita and his role as a Libero-GK. In his view, Higuita is a symbol of Women’s Liberation because the goal is a symbol of a female’s genitalia, thus explaining expressions like “sterile possession” and the like. In being proactive and reversing the roles, Higuita, it’s suggested, is a symbol of cultural change. He goes on with references, but I dare not transcribe his words fully as this is, after all, a piece about football. You can read the full text of Maturana’s conference, in Spanish, here http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2183

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , , ,

Higuita: Un Líbero Loco y Genial

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

 

La Jugada Perdida

Se pueden escribir tomos enteros sobre la vida y carrera de René Higuita. La jugada del Escorpión, sus problemas con la ley, su relación con Pablo Escobar, el costoso error que cometió frente a Camerún en la Copa Mundo 1990, y hasta su aparición en un programa de televisión llamado “Cambio Extremo,” —donde fue sometido a modificaciones estéticas— son todas buenas ideas para empezar a hablar del arquero. Pero, hay una jugada, tremendamente difícil de encontrar en Internet, de la que muy pocos recuerdan el año, aunque algunos recuerdan que sucedió frente al Junior, que simboliza toda la genialidad y la locura de un histórico del fútbol colombiano. Hoy, después de mucho buscarla, por fin, mi obsesión puede descansar.

Sucedió un 26 de Junio de 1988, y el loco que van a ver a continuación, es el inigualable René Higuita.


El Líbero

En aquel tiempo, en Atlético Nacional y en la Selección Colombia, Higuita jugaba de “arquero-líbero” en el sentido amplio del termino. No era un despejador, sino un talentoso que, con gambetas y carácter, daba claridad a la salida del conjunto colombiano y cortaba los ataques rivales una y otra vez. A diferencia de otro grande, como Víctor Valdés, Higuita acostumbraba transportar la pelota y alejarse de su portería. Quizás, en su interior habitaban una dosis de Gaetano Scirea y una pizca de Franz Beckenbauer.

Lo que es cierto es que el rol de Higuita como Líbero se acoplaba perfectamente a la filosofía futbolística de Francisco Maturana, un alumno aventajado de los técnicos uruguayos José Ricardo de León y Luis Cubilla. La presión enfocada sobre la pelota, no sobre al jugador que la llevaba, y realizada sin alargar demasiado al equipo, buscaba forzar al rival al pelotazo para que, luego, Higuita ganara en velocidad a los atacantes rivales y el equipo saliera jugando por abajo.

Maturana sobre Higuita y la Liberación Femenina

Durante mi búsqueda de la ‘jugada perdida,’ me topé con una curiosísima conferencia que dictó Maturana en Florencia, en 1990, durante un congreso de la UEFA. Tras hablar sobre táctica, la importancia de tomar riesgos y sobre las características propias del juego de Higuita, Maturana pasa a comparar desde el “psicoanálisis” la función de Higuita con la Liberación Femenina. A su modo de verlo, el arquero representa el área genital de la mujer, y por eso, dice, se habla de cosas como la “posesión estéril” del balón. Al Salir jugando, Higuita reversa los roles y simboliza uno de los grandes cambios culturales del siglo XX. Maturana se explaya en símiles que, por respeto al publico más joven de este blog, no reproduciré. Aunque claro, si les interesa, acá pueden leer el texto completo de aquella charla. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2183

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , ,

Juanma Lillo, Echandía y las frases

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

Al neurocientífico colombiano Rodolfo Llinás alguna vez le preguntaron, en una entrevista con el diario El Tiempo, por la definición de una persona inteligente, a lo que Llinás respondió:  “La que es capaz de poner en contexto el mundo externo.”

Aforismos

Los aforismos nos sirven para expresar ideas que explican nuestra realidad de manera concisa, sintetizando en pocas palabras algo más amplio y abstracto. Pero, hay todo tipo de aforismos y a veces una frase puede resultar polivalente, oscura, demasiado simplista, o puede ser insuficiente para expresar a cabalidad las ideas que intenta resumir, volviéndose presa fácil de la descontextualización por parte de quienes la analicen o repitan.

Pensando en el partido de este Domingo entre Millonarios y el Deportes Tolima vamos a hablar de fútbol, claro, pero primero haremos una breve parada en el municipio tolimense de Chaparral, lugar donde se pronunció una de las más célebres frases de la política colombiana de las últimas décadas. “Yo no necesito visa para venir a Chaparral” sentenció en 1996 el entonces presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano tras serle revocada la visa para viajar a los Estados Unidos como castigo por dineros del narcotráfico que ingresaron a su campaña para la presidencia. Es una frase tribunera, de marcado corte populista, y de sobra está decir que ningún colombiano requiere visa para viajar a Chaparral, Tolima, municipio donde, valla coincidencia, nació en 1897 Darío Echandía: el político colombiano autor de los más geniales aforismos sobre la realidad nacional.

1. Hablando de Juanma Lillo y de Darío Echandía

“Se habla más de cómo hablo que de cómo entreno”- Lillo

Si a Echandía se le conoce más por sus frases que por su labor política, es posible que lo mismo ocurra con Lillo, como bien lo sugiere el técnico español en la frase citada arriba. Aunque su llegada a Millonarios y el estilo de juego que el equipo ha desarrollado ha puesto a más de un reconocido comentarista a actualizarse sobre temas como el juego de posición y el hombre libre, es muy poco lo que se habla de cómo entrena el Millonarios de Lillo. El acceso de la prensa a los entrenamientos ha sido muy limitado este semestre y aunque el club, por medio de las redes sociales, ha difundido una que otra idea sobre lo que sucede en las practicas, no es suficiente para incorporar el tema al debate.

2. El balón, ¿para qué?

Quizá la más recordada frase de Darío Echandía es “El poder, ¿para qué?” Nadie tiene clara la verdadera intención de la sentencia aunque se repite la cita con cierta frecuencia: ¿es un rechazo completo al ejercicio del poder? ¿O es una pregunta por la razones por las que ha de ser valido buscar el poder en una democracia?

En cuanto a Millonarios, cuando las cosas salen bien nadie se hace muchas preguntas sobre el funcionamiento del equipo. Se habla en cambio de buen nivel de Mayer Candelo, del goleador Dayro Moreno entre otros… pero, cuando al equipo le cuesta transformar la posesión en oportunidades de gol podemos entrar a hacer la pregunta: El balón ¿para qué?

La mayoría de rivales que enfrenta a la escuadra albi-azul en El Campín, y en cierto grado también aquellas que lo enfrentan fuera de él, tiende a mostrar un cierto rechazo por la tenencia de la pelota, prefiriendo el contraataque para aprovechar el espacio a espaldas de la adelantada defensa capitalina. Esto en varias oportunidades ha dificultado las cosas para Millonarios. Desde el comienzo del semestre se han visto intervalos de dominio donde las opciones de pase final no son claras y el equipo mueve el balón de un lado a otro sin casi lograr avances de peligro. Millos, pese a todo lo bueno y el crecimiento mostrado durante el semestre, no es todavía un producto terminado.

Lo positivo es que el equipo sabe imponer su juego y controlar la pelota, pero ¿por qué cuesta tanto a veces transformar la posesión en goles? La respuesta pasa por entender la evolución táctica del equipo. El 4-2-2-2 de la era Hernán Torres priorizaba el juego por la mitad y solo a veces, y cada vez menos, encontraba amplitud en la banda derecha con Lewis Ochoa. Al comienzo del semestre bajo la dirección de Juanma Lillo, Millonarios intentó jugar con 3 atacantes tanto en 4-3-3 como en 3-4-3, sin lograr generar opciones de gol desde los costados. Sin contar con verdaderos extremos para jugar por afuera, el resultado fue una posesión poco incisiva a la hora de la verdad. De ese ataque compuesto por Agudelo, Dayro Moreno y Omar Vásquez, se evolucionó a un 3-4-2-1, con Dayro adelante y Vásquez ayudando a Mayer Candelo en la creación. Cuando Millonarios desborda con los laterales, o con Dayro Moreno saliendo a los costados, con frecuencia no hay una alternativa clara de pase en el área para finalizar la jugada. Cuando el equipo juega por el centro, encuentra una muralla de defensores que lo atrapa como un embudo. El problema persiste y no es erradicable: también juega el rival y tiene sus propios meritos y virtudes, pero no sorprendería si el próximo semestre Millonarios busca de nuevo potenciar el juego por afuera incorporando a uno o dos jugadores. Como comentario aparte sobre los laterales vale destacar la mejoría de Díaz por el carril izquierdo y esperar que la sociedad Candelo-Ochoa logre reencontrar la magia de aquel inolvidable 2012.

3. Perder es ganar un poquito

La memorable expresión de Francisco Maturana, “perder es ganar un poquito,” es una muestra clara de una frase insuficiente para expresar una idea y susceptible a la descontextualización. Para ponerla en contexto está la evolución de Millonarios durante el semestre que mencionábamos arriba. Algo que poco esfuerzo hacemos por recordar es que en el fútbol los ensayos de prueba-error existen y son muy importantes. ¿Cómo saber si dos jugadores funcionan juntos de antemano? No es posible. Hay que tener clara cuál es la estrategia que se tiene en mente al ponerlos, y luego ver si funciona o no. Se pueden perder puntos en el camino, claro que sí, pero está visto que Millonarios encontró su funcionamiento ideal a partir de la búsqueda y no por casualidad. Será que el menospreciado ‘Pacho’ Maturana tenía razón, a todas estas…

La ya clásica frase que Lillo reeditó en Colombia: “No arriesgar es lo más arriesgado, así que, para evitar riesgos, arriesgaré,” en parte explica esa disposición del técnico tolosano a buscar asumiendo riesgos y a jugar con una defensa de tres adelantada. Porque si no se arriesga, igual se puede perder pero ni se crece en lo futbolístico ni se acerca el equipo al gol.

4. “Reducir la corrupción a sus justas proporciones”

Con un desliz de sinceridad, otro colombiano, el ex-presidente Julio Cesar Turbay, desnudó el funcionamiento real de la política nacional. Podríamos pensar en que Millonarios tiene como objetivo reducir los errores en defensa a sus justas proporciones. Nunca se va a estar exento de una equivocación en la saga, así que lo importante es seguir perfeccionando la salida por abajo y asumir los riesgos que esto implica.

Si sale bien, caen aplausos. Y cuando sale mal, llegan las criticas. Las opiniones en el fútbol se fijan en el resultado más que en el proceso. Y no todo es resultado. “No siempre se puede ganar, por eso lo importante es hacerlo bien” dijo Guardiola. Lillo, por su parte, alguna vez explicó como la gente no va a la cancha a ver solamente el resultado. Para eso basta la prensa o el celular. La gente va a la cancha a ver el partido, el proceso que busca, siempre, la victoria.

En otro momento de su carrera dijo el técnico de Millonarios: “Yo soy el primero que dije que pasaríamos del efecto Lillo al defecto Lillo y así ha sido.” Ojalá podamos seguir disfrutando del efecto Lillo por mucho tiempo en Bogotá.

5. Pescar de Noche

Para cerrar, una última frase de Echandía, quien expresó que en el país habrá paz “cuando en Colombia se pueda pescar de noche.” Queda claro que en la era del Twitter Echandía habría sido ‘tendencia’ una y otra vez. Pero, la realidad es que un vistazo a Youtube nos da amplia muestra de que es posible, y común, pescar de noche. Por lo demás, no se explica uno cómo pudo el celebre político olvidar la letra de la tradicional canción “Pescador, Lucero, y Río” de José Alejandro Morales, tantas veces entonada por el dúo tolimense Silva y Villalba: “Cuentan que hubo un pescador barquero; que pescaba de noche, en el río…”

Dicho eso, entonces, ojalá que Millonarios sea campeón cuando se pueda pescar de noche. Es decir, lo más pronto posible.

 

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , ,

El Talentoso Sr. Ruvinskis

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

(Escribí este artículo para el portal sfunion.net y también fue publicado en OneNilUp.com )

A Wolf Ruvinskis se le recuerda principalmente como estrella del cine mexicano y figura de la lucha libre. También fue, durante una tarde mágica, la figura del partido en el estadio El Campín de Bogotá.

Ruvinskis headline

Bogotá, Enero 27 de 1945. La página final del la edición sabatina del diario El Tiempo lucía llena de avisos de películas disponibles en los distintos teatros de la ciudad. ‘Lo que el viento se llevó’ seguía exhibiéndose, cinco años después de su lanzamiento, y se prometían imágenes de la guerra en Europa durante las noticias al comienzo de la función. El llamado para asistir al primer partido de fútbol del año sobresale al comienzo de la página y se extiende a lo ancho de la misma. Como parte de un triangular, Boca Junior (equipo de la ciudad de Cali), enfrentará a un Santa Fe “reforzado con Ruvinskis” el día Domingo. Ruvinskis, el mismísimo hombre que, de acuerdo a otro aviso en la página, habría de participar la noche de ese Sábado en una pelea preliminar de lucha libre tipo ‘catch wrestling’.

Nacido en Riga, en 1921, de padre ruso y madre letona, Wolf Ruvinskis abandonó Europa a los cinco años en compañía de su familia. Viajaron hasta Argentina y, al llegar a Buenos Aires, Wolf y su hermano fueron enviados a un colegio para huérfanos. Su padre, quien había enfermado durante el viaje, falleció poco después de arribar en tierras australes y su madre tuvo que luchar en un entorno desconocido.

Dos años después la familia logró reunirse y los niños crecieron en las afueras de la ciudad en medio de la pobreza. Ya en su adolescencia, Wolf fue sumando éxitos en la práctica de lucha greco-romana, ganando campeonatos y llamando la atención de empresarios del entretenimiento. Pronto, Ruvinskis estaría viajando alrededor de Suramérica con un grupo de luchadores. Para Octubre de 1944, había llegado a Colombia y se presentaba con cierta regularidad en el Salón Olympia.

En esa época aún no existía el fútbol profesional en el país. La disputa de torneos amistosos y campeonatos regionales amateur eran las únicas oportunidades que tenían los equipos para competir entre sí enfrente de la afición.

¿Cómo se concretó el refuerzo de Ruvinskis a Santa Fe? No deja de ser un misterio aunque un reportaje alega que era miembro de Santa Fe, club social y deportivo en aquel entonces, y se había ofrecido a jugar por su propia cuenta y sin remuneración. Vale anotar que, aunque entonces no existía el profesionalismo, algunos jugadores en la capital recibían dinero a cambio de su participación en los partidos. Contar gratuitamente con el letón en el arco permitiría a Santa fe gastar su dinero en los demás jugadores.

En la víspera del partido, Ruvinskis derrotó a Ossa, su rival, en la pelea preliminar de la velada. En el evento principal, “King-Kong” derrotó a “Tarzán.” No eran estos últimos los únicos en usar un nombre escénico. El letón había usado varios durante su carrera y “El Lobo” era el que más frecuentemente usaba hasta entonces. La pelea lo dejó magullado: no estaba en condiciones para jugar al fútbol y su debut tendría que esperar una semana.

Con peleas agendadas para el Miércoles y el Sábado, no sorprende que los avisos del  partido siguiente ya no prometieran la presencia de Ruvinskis. Sin embargo, al arrancar la revancha contra Boca Junior una tarde soleada de Domingo, ahí estaba él, parado frente al arco del equipo local y frente a unas cuatro mil personas. ¿Había entrenado para la ocasión,? ¿tenía, acaso, alguna experiencia que justificara su presencia en el once inicial?

Es mejor preguntarse ¿Cómo logró mantener la valla invicta? Al día siguiente, el letón figura ampliamente en las páginas deportivas de El Tiempo. Una foto de él es la única imagen del encuentro publicada y entre los encabezados de los artículos acerca del encuentro figura su nombre en negrillas un par de veces. “La  portería local bien defendida por W. Ruvinskis” reza un titular. “El mejor hombre del partido fue Wolff Ruvinskis” dice el otro, con una efe de sobra en el apellido.

Al parecer, el público asistente esperaba que la presencia del luchador fuera tan solo una estrategia publicitaria para atraerlos a ver el encuentro. Incluso, hay razón para creer que la disputa de un mega evento de lucha con seis luchadores simultáneamente en el ring (algo que “Bogotá jamás ha presenciado,” según el anuncio) se pudo haber beneficiado con la creciente popularidad de Ruvinskis entre el público capitalino. Sin embargo, a todas luces el letón se había desempeñado a la perfección en su rol como portero y desde la primera atajada había empezado a ganarse el aplauso de la tribuna. La prensa fue elogiosa y se le declaró “una de las figuras más atrayentes” del ámbito local.

La magia de Ruvinskis era esa: le iba bien en todo lo que hacia, sobre todo si había un público dispuesto a verle. El partido de esa tarde terminó 0-0. El conjunto santafereño fue el mejor de los dos pero no aprovechó las oportunidades de cara a la portería del Boca Junior. La seguridad de Ruvinskis en el arco local evitó, por su parte, el triunfo de los visitantes y lo erigió como figura del partido.

Se dice en México que Ruvinskis también jugó para otro club bogotano: Los Millonarios. Esto es algo que no ha sido posible verificar pues la prensa de la época cubría el fútbol local de manera esporádica y sin mayor profundidad. La selección nacional, que daba sus primeros pasos, era el centro principal de atención por su primera participación en el Campeonato Suramericano (hoy llamado Copa América).

Tampoco está claro si Ruvinskis volvió a representar al Santa Fe. Aprovechando su fama y su apariencia fotogénica, fue contratado como actor secundario en una producción local llamada ‘Bambucos y Corazones.’ Tras estrenarse el film el 9 de Mayo de ese año, no hay mención de su desempeño como actor en las reseñas que la critica hizo de la película.

Su rastro se vuelve difícil de seguir hasta 1946, cuando reaparece en México como una gran estrella de la lucha libre. Esta vez, las peleas son como las que conocemos hoy en día: golpes simulados, saltos desde las esquinas, utilería para golpear al adversario y una que otra excursión afuera del ring. Ruvisnkis encarnaba a un personaje rudo que desafiaba al publico durante el espectáculo.

Un reportaje de la televisión mexicana sobre su vida recuerda como, unos años después, se le acercó un productor de teatro para ofrecerle el rol de Stanley Kowalski en una producción local de ‘Un Tranvía Llamado Deseo’ de Tenessee Williams. Su éxito sobre las tablas y su larga y triunfal carrera en el cine resultaron sorprendentes. Interpretó maleantes, personajes bíblicos y, principalmente, a un luchador llamado ‘Neutrón’. Incluso, llegó a actuar al lado de leyendas de la talla del comediante Cantinflas y otras grandes estrellas del cine mexicano. Alcanzó la fama y la aprovechó para montar un restaurante donde cantaba tangos para entretener a los comensales y además tocaba la guitarra y hacia trucos de magia.

Quizá, el mejor truco de su vida fue brillar súbitamente sobre el césped del Campín y luego desaparecer de las canchas para siempre.

Ruvinskis 3

Etiquetado , , ,

Millos y el Ojo Mágico

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

Cuando el hincha azul vio la alineación de Millonarios para enfrentar al Boyacá Chicó por la fecha tres de la Liga Postobón su reacción fue de absoluta sorpresa. Ni más faltaba: diez cambios con respecto al encuentro anterior, y varios juveniles desconocidos para la afición. A pesar de jugar con aplomo los primeros 20 minutos del encuentro, el conjunto capitalino se vio superado por su rival hasta que este, con la ventaja del uno a cero y la entrada en Millonarios de Vargas y Dayro Moreno, se replegó para aguantar el resultado. Hasta ahora, al hincha no le ha gustado lo que ha visto del nuevo proyecto y hay mucha incertidumbre de cara al clásico frente a Nacional en el Campín este Domingo.

Que mejor momento entonces para mirar más allá de los resultados. Propongo que desenfoquemos la mirada e intentemos ver lo que ni el club ni su director deportivo han sabido comunicarnos.

De proyectos y perspectiva

En el fútbol, un proyecto serio y bien articulado, como mínimo, necesita de:

- Ojeadores (y contactos) para incorporar jugadores idóneos para el 1er equipo y su cantera.
- Una cantera que desarrolle jugadores adecuados para el primer equipo y su estilo de juego.
- Una dirección deportiva que se encargue de coordinar estas funciones.
- Un técnico de primer nivel.
- Buena infraestructura para entrenar y buenos servicios médicos.
- Sostenibilidad Financiera.

Millonarios se ha quedado atrás con respecto a equipos como Nacional y Cali, entre otros, en el desarrollo de futbolistas juveniles y captación de talentos. Corregir esto y ver resultados tomará tiempo. No se trata de incubar regateadores sin criterio, sino de forjar jugadores inteligentes, de buena técnica y velocidad mental.

El director deportivo está y tiene experiencia en el futbol formativo (Valencia C.F.), en la preparación física (Real Madrid), en la dirección técnica y en otros aspectos del juego. Nada mal.

El técnico, Lillo, como ya comentamos en un post anterior, es de primer nivel y puede llevar el juego de Millonarios y sus jugadores al siguiente nivel. Pero no podrá hacerlo en un día. Marcelo Bielsa en el Athletic Bilbao tuvo que luchar hasta la fecha seis para lograr su primera victoria en liga. Igual es el caso de Ángel Cappa, artífice de aquel deslumbrante Huracán de 2009: su primera victoria llegó en el sexto juego a cargo (fecha 19 del Apertura 08), contra Vélez, y antes de lograrla cayó a manos de su clásico rival por goleada y jugando de local.

Millos necesita una sede, como bien lo ha señalado Lillo. Este es otro objetivo de mediano-largo plazo y que costará dinero.

En lo financiero, ya está visto que este será un semestre austero. El club no ha sabido comunicar la amplitud y calidad del proyecto y no han llegado refuerzos que ilusionen. Es decir, la venta de esa ilusión que se renueva cada semestre no se ha hecho bien, aun tomando en cuenta la reducción de cartera, y el numero de abonados dista mucho de lo presupuestado. Por lo pronto, la junta recomendó en Diciembre no repartir dividendos. Esto es algo que tendrá que ser ratificado más adelante y ojalá que lo sea.

De Espejos y de Españoles

Se dice que al llegar los españoles a tierras americanas intercambiaron espejitos con los locales a cambio de artículos de oro. Se ha mirado la época colonial como un mestizaje, un intercambio cultural, y como un genocidio y un sistema opresivo de extracción de recursos.

No es este el lugar para esos temas pero si vale la pena analizar proyectos de otros equipos para que Millonarios pueda mirarse en el espejo de su ejemplo, y de paso aprovechar para preguntarse: ¿quién le teme a los españoles?

- Espejos

Sir Alex Ferguson se hizo cargo del Manchester United en Noviembre de 1986. Su primer éxito fue la F.A. Cup en 1990, y su primer título de liga fue en la temporada 92-93. No me atrevería a pedirle tanta paciencia al hincha azul (no fueron 24 años de paciencia, sino de impaciencia lo que vivimos entre la estrella 13 y la 14), pero el ejemplo de Ferguson da para pensar en la importancia de respaldar a un gran técnico.

El equipo más ganador de los últimos años en la Argentina ha sido Vélez Sarsfield. En su proceso con Cristian Basedas como manager y Ricardo ‘El Tigre’ Gareca como técnico, ganaron 3 títulos de liga y un trofeo equivalente a nuestra Superliga. Además, el equipo supo incorporar jugadores de la cantera al primer equipo y con frecuencia vender a algunos de sus jugadores más talentosos sin resentirse demasiado el rendimiento futbolístico.

¿Es el de Millonarios un proyecto español? Durante la presentación del nuevo cuerpo técnico a la prensa le preguntaron a Portolés por el modelo español y el respondió “yo no veo que exista ningún modelo español.”
Lo dijo con razón. No trabaja igual el Barcelona que el Valencia y estructurar un proyecto completo no es ni invento ni propiedad exclusiva del fútbol español. Sin ir muy lejos, el Ajax ha sido un equipo exitoso, sostenible y cuna de cracks. Si bien hay elementos en común entre unos y otros, no hay un solo modelo. Millonarios debe hacer las cosas bien en cada frente y asegurar que funcionen en conjunto.

- Españoles

Esta semana Mario Vanemerak, vieja gloria de la institución, salió lanza en ristre contra el proyecto actual y su director deportivo José ‘Pepe’ Portolés. En su entrevista con en El Espectador dejó frases como “Acá Millos no aguanta procesos, es de resultados” y “no veo nada, nada del nuevo técnico y encima el mando de este señor (Portolés) que no sé quién es, de donde apareció no ganó nada no lo conozco y quiere hacerse el mandamás.” Sus declaraciones coinciden con las de Santiago Talero (hasta hace muy poco miembro suplente de la junta directiva) quien, en declaraciones a Futbolred, también salió en contra del director deportivo (que lleva más de seis meses trabajando) y afirmó que su proyecto “no tiene ni pies ni cabeza.”  El socio, el hincha y el aficionado en general, tienen que leer este tipo de declaraciones con ojo critico y formar su propia opinión. A mi juicio, Vanemerak y Talero exageran en sus criticas y quizá se hacen los de la vista gorda ante la existencia del proyecto (bueno o malo, pero con pies y cabeza).

Por algún motivo, me quedé pensando en los otros extranjeros en Millonarios: el grupo inversionista Blas de Lezo, con poca representación en la actual directiva del club. ¿Qué alternativa distinta al proyecto actual ofrecerían de tener control de la junta? ¿Impondrían el corto-placismo, o buscarían que Millonarios les fuera rentable, con ventas de jugadores en un modelo extractivo que, como le explicó a su paso por Buenos Aires hace unos meses el ex-presidente del Barcelona Joan Laporta a Fernando Niembro, es el rol de los equipos sudamericanos en el fútbol actual: exportar jugadores? No lo sabemos, y mal haríamos en especular más de la cuenta.

Lo que está a vista de todos es que Millonarios necesita comunicar mejor la naturaleza y amplitud de su proyecto para convencer a los hinchas de apoyar el mismo y no desfallecer ante los primeros reveses. El resultado puede ser rentable para los socios, y espectacular para los hinchas si le damos el tiempo necesario. Bielsa, Cappa, Ferguson ya mostraron el camino.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————-
Copyright retoricafutbol.com 2014

Etiquetado , , ,

Lillo, Millos y Vargas Llosa

por Stany E Sirutis @RetoricaFutbol

Decir que Juanma Lillo es un técnico de culto es encaminarse por definiciones minimalistas y descontextualizar a un personaje que, por su aporte al fútbol como mentor de ‘Pep’ Guardiola e ‘inventor’ del hoy popular 4-2-3-1, merece una discusión extensa y en línea con su forma de entender el juego. Disecar a Lillo y reducirlo a una lista de virtudes sería, de entrada, no comprender al personaje.

A Propósito de Juanma Lillo

Vargas Llosa, el Nobel de Literatura, explicó en su libro “Cartas a un Joven Novelista” que una novela no se puede dividir, más que para analizarla y a sabiendas de esta realidad, en sus componentes de estilo, estructura temporal, narradores y demás…  Similarmente, Juanma Lillo ve el fútbol, no como la simple suma de sus partes, sino como un sistema complejo de interacción entre 22 futbolistas (cada quien con su propia personalidad y contexto) y un balón, desarrollándose como un conjunto sobre la cancha.

“La realidad es sincrética.” Lillo (The Blizzard (Issue 1, p.64)

Podríamos hablar de su pasado, de los equipos que ha dirigido y como a los 29 fue el técnico más joven en dirigir en primera división de la liga española, pero esto poco nos podría decir sobre la persona. Para entender a Lillo es mejor arrancar por explorar una situación de juego de un partido. Por ejemplo: el gol de Freddy Rincón ante Alemania en el Mundial del 90. ¿Recuerdan la jugada?

El rival intentaba avanzar por la punta izquierda. Un atacante se abrió hacia la banda y fue perseguido por un colombiano quien intentaba evitar el desborde. Un compañero le cubrió la espalda y Leonel Álvarez se sumaba para cerrar el camino hacia adentro del campo: tres contra uno. Colombia recuperó la pelota y salió jugando por su costado derecho. Tras dos pases ágiles a ras de piso, Valderrama recibió cerca de la línea del medio, de espaldas al frente de ataque y bajo presión inmediata de un rival. El ‘Pibe’ aguantó la pelota, retrocedió la jugada dos metros y giró hacia la banda por donde venia la jugada para luego avanzar y buscar el apoyo de Rincón quien recibió apurado por el marcador de punta Alemán, tocando de primera y, como su compañero apenas segundos antes, giró y buscó el espacio por la banda. Espacio que antes no existía. El ‘Pibe’ recibió un segundo pase con panorama y tiempo suficiente para aprovechar la carrera de Rincón y proyectar el balón de forma que le permitiera a Rincón seguir avanzando la jugada hacia el arco rival. El resto ya lo sabemos de memoria.

Lo que este recuento intenta explicar es cómo cada parte del desarrollo de la jugada forma parte de la situación de gol. Reducir nuestro análisis a “una genialidad del pibe” o a una “gran definición de Rincón” es cerrar nuestra perspectiva a cosas tan importantes como los desmarques, el toque de primera, la recuperación del balón y los relevos defensivos.

A Lillo le gusta ver las cosas en su totalidad y en su contexto.

Por esta misma razón se quita protagonismo. Un técnico es parte de un engranaje donde también hay jugadores, rivales, decisiones por tomar. La tarea de Lillo no es darse importancia sino nutrir la toma de decisiones de sus jugadores en el campo y equiparlos con las herramientas para elegir el mejor camino hacia el gol. ¿Importan las formaciones? Si, pero son tan solo el punto de partida de un juego donde los espacios se ocupan dejando otros vacíos, donde la movilidad y los desmarques, más que la foto al darse el puntapié inicial, indican cómo, cuando y por donde llevar la jugada.

Estilo de Juego

Lillo llega a Millonarios no para hacer una revolución, sino para llevar a cabo una evolución futbolística.

Aunque no es de esperar que seamos como el Barcelona de Guardiola ni que regresen los tiempos del ‘Ballet Azul’, pues ahora mismo no cuenta el equipo con estrellas a la altura de aquellos equipos, si hay rasgos específicos que podemos mencionar a sabiendas, de nuevo, de que cada elemento de sus equipos funciona con los otros y no por aparte.

Hernán Torres estableció el toque, el balón a ras de piso y la posesión del mismo como prioridades de su Millonarios. A esto, Lillo probablemente agregará más y mejor juego por los costados. Millos por fin aprenderá a superar la presión de sus rivales y a recuperar la pelota con todos sus hombres, presionando a su vez la salida del rival para recuperar el balón lo más ‘arriba’ posible. También, veremos desmarques hacia atrás, hacia los costados y mucha movilidad. La salida limpia desde atrás y por abajo seguirá perfeccionándose. Podríamos ver, aunque con el plantel actual no parece muy probable, una defensa de 3.

El cambio más importante se verá en los jugadores. Al equiparles con mejores herramientas de decisión y un mejor entendimiento del juego, de los espacios y el contexto de las jugadas, Lillo dará a los jugadores la posibilidad de elegir mejor, de equivocarse menos, y de ser pacientes para construir el gol, que siempre es el objetivo (no la posesión, que sirve para ‘defenderse con el balón’ pero no es un fin en si misma ni gana partidos por si sola).

Efecto Pékerman

Aunque la situación es distinta (Lillo remplaza a un DT. de muy buen desempeño), es posible que la cultura futbolística del nuevo técnico (no por ser extranjero, sino por su riqueza conceptual y coherencia) produzcan en Millonarios un efecto similar al  producido por José Néstor Pékerman en la Selección Colombia.

Sin embargo, como estratega, como líder, como motivador y formador, Lillo tendrá que valerse ante la opinión pública y ante sus jugadores en el corto plazo. Es posible que algunos medios lo antagonizen, pues Lillo no dudará en corregir a quienes le hagan preguntas simplistas. Por otra parte, el nuevo técnico embajador encontrará a su favor la fuerte localía del conjunto capitalino y uno de los mejores planteles del certamen local. Ojalá, también algunos refuerzos.

Stany Sirutis (@RetoricaFutbol)

————————-
Copyright retoricafutbol.com 2013

Etiquetado , ,

Ramallets, Di Stéfano y los rumores de traspasos

por Stany Sirutis @RetoricaFutbol

¿Tentaron a Ramallets desde Colombia?

Hace apenas dos semanas falleció el legendario guardameta del F.C. Barcelona, Antoni Ramallets quien a lo largo de su carrera como jugador acumuló seis títulos de liga, cinco copas de España (entonces llamada Copa del Generalísimo, hoy Copa del Rey) y dos Copa de Ferias. Pero, ¿qué tal que hubiese abandonado al Barcelona para unirse a la liga pirata en Colombia?

Tras la llegada de Di Stéfano a Millonarios, ya nada parecía imposible para los grandes clubes de la liga colombiana organizada por fuera de las reglas de la FIFA. Dispuestos a ofrecer salarios generosos y negándose a pagar transferencias, los clubes colombianos comenzaron a importar grandes talentos de la talla de Pedernera y la saeta rubia, e incluso jugadores de Inglaterra como Charlie Mitten, del Manchester United.

Al repasar ediciones de la época del diario El Tiempo de Bogotá, me topé con esta contundente noticia del día ocho de Marzo de 1951.

Ramallets1

Independiente Santa Fe, campeón en 1948 del primer torneo profesional de fútbol en Colombia, negociaba, al parecer, con el arquero de la selección española y protagonista del mundial de 1950.

De haberse concretado la transferencia, Ramallets no habría sido parte del histórico “equipo de las cinco copas” junto a Kubala y César. Tampoco habría de obtener su primer trofeo Zamora (otorgado al mejor portero) al año siguiente y su duelo contra Di Stéfano se habría anticipado un par de años en el derby Bogotano y solo luego habría de desembarcar este en La Liga tres años mas tarde, al concluir la era de El Dorado y reintegrarse el fútbol colombiano a la FIFA.

La noticias de los días siguientes no volvieron a mencionar el tema hasta que por fin, el día quince, se anunció el fracaso de las tratativas por el Gato del Maracaná y se habla entonces de un nuevo contendor para la valla albi-roja: el yugoslavo Blazzina (Mirko Blazina, en realidad) del San Lorenzo de Almagro.

¿Qué tan cerca llegó a estar el Santa Fe de contratar al talentoso portero del Barcelona? Considerando la corta duración de las negociaciones, y la poca información en los diarios colombianos de aquellos días, tendremos que asumir que no mucho. Pero, es la excusa perfecta para adentrarnos en los rumores de la época del Dorado y contrastarlos con días presentes.

Por cierto, Santa Fe finalmente contrató a Eusebio Chamorro, un arquero argentino proveniente del Newell’s Old Boys que posteriormente también jugaría en el Flamengo.

Di Stéfano y los rumores del ayer y del hoy

Poco se recuerda que, antes de llegar Don Alfredo a las filas de Los Millonarios, Universidad, el tercer equipo de la ciudad llevaba la delantera en la búsqueda del astro argentino. Así lo confirmaba El Tiempo del 25 de Julio de 1949.

DiStefano1

El crack llegaría esa misma semana a Bogotá según lo conversado entre el jugador y las directivas del Universidad (equipo profesional de la Universidad Nacional de Colombia) vía telefónica. Semanas antes, era Millonarios el club interesado en llevarse al joven crack de River pero, al parecer, todo había cambiado y ahora irían por Nestor Rossi para reforzar el mediocampo.

Ambos jugadores supuestamente habrían discutido la posibilidad de quedarse en River si recibían una oferta igual a las que decían haber recibido desde Colombia. Mientras tanto, el club los acusaba de montar una cortina de humo con el fantasma de la liga Colombiana y se esmeraba en hacerlos parecer codiciosos y, en el caso de La Saeta Rubia, en buscar su traspaso al Torino que ofrecía $400,000. pesos por su ficha.

La escuadra italiana, tras el terrible desastre aéreo del Superga donde fallecieron todos los miembros del  equipo (el legendario Grande Torino), necesitaba conformar un plantel nuevo y había visto todo el talento del joven Alfredo durante el partido que, a beneficio de las familias de las victimas de la tragedia, disputaron River y Torino el mes de Mayo de ese mismo año.

La historia en la prensa empezó a cambiar día tras día. Que viene, que ya no viene, que River exige al Torino $600,000 por el jugador… en fin. Al parecer, en la ansiedad y el deber de informar, el diario colombiano sufría para desenmarañar la cantidad de versiones encontradas que surgían del ambiente futbolero bonaerense y sus múltiples intereses. El hastío en la redacción queda explicito cuando, tras intentar separar los rumores y la verdad para dar claridad al lector, cierran prometiendo que solo anunciaran el fichaje del crack una vez este arribe al aeropuerto de Bogotá.

El cuatro de Agosto, Pedernera, jugador de Millonarios, ex figura de River y la primera contratación estelar de la liga colombiana en esa etapa, arribó a Buenos Aires donde se desato una ola de rumores encontrados. Se hablaba de su inminente fichaje por el Boca Juniors pero también se decía que su misión era cerrar el traspaso de Di Stéfano y Rossi. El jugador esperaba el nacimiento de su hijo en Buenos Aires por aquellos días y dicha era la principal razón del viaje.

Tras días de rumores, el diario Bogotano reporta que Universidad da por perdida a la Saeta Rubia y Don Alfonso Senior, presidente de Millonarios, se muestra juguetón con la prensa al ser interrogado sobre las versiones que llegaban de Buenos Aires indicando que el núcleo del famoso equipo de “La Maquina” de River estaría por ser contratado por Millonarios.

Al día siguiente, por fin se anuncia el viaje inminente de Pedernera junto a las dos nuevas contrataciones del Club Deportivo Los Millonarios, Nestor Rossi y Alfredo Di Stéfano. Con 5000 personas a su llegada al aeropuerto se daba por concluida la ‘novela’ del traspaso.

Durante todo ese tiempo, y a pesar de existir personas que tenían la información precisa sobre lo que sucedía, dicha información no logro llegar al lector hasta que todo al fin se había resuelto.

El Presente

Desde entonces las cosas solo parecen haber empeorado. Rumores falsos publicados en diarios deportivos, agentes que buscan presionar a uno que otro club en beneficio del jugador a quien representan, hacen de la temporada de fichajes algo a veces abrumador y poco informativo. Está claro que en todo traspaso hay también un componente natural de complejidad y dilación. Las negociaciones salariales, los chequeos médicos, las transferencias bancarias son elementos difíciles de soslayar.

Di Stéfano tendría más adelante un traspaso al Real Madrid aún mas complicado que su paso al fútbol colombiano pero si alguna lección podemos sacar con la perspectiva que nos da el tiempo, es que no hace falta seguir tan de cerca lo que se escribe sobre posibles fichajes. Es algo que, con el pasar de las décadas, se va volviendo ya un poco tedioso.

Recomiendo a quienes interese la historia de la liga pirata y de El Dorado del fútbol colombiano, el numero siete de la revista inglesa The Blizzard, disponible en formato digital a precio “pague lo que ud. quiera.” De verdad que vale la pena y además del excelente articulo de Carl Worswick sobre el tema, hay otro de mi autoría sobre el arquero lituano que desafío al Millonarios de Di Stéfano. http://www.theblizzard.co.uk/product/issue-seven-digital-download/

Etiquetado , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.